sábado, 24 de enero de 2009

Liturgia de las Horas

"La Liturgia de las Horas es santificación de la jornada" (Pablo VI, Laudis canticum 2).


Desde el temprano cristianismo se desarrolló el hábito de orar con la Biblia a ciertas horas del día, y pronto se señalaron las horas tercia (nueve de la mañana), sexta (doce) y nona (tres de la tarde) como momentos adecuados.

Con el tiempo, se introdujeron en la liturgia de las horas no solamente además de los textos bíblicos, también himnos y lecturas de los padres de la Iglesia, y se adecuó a la forma en que se desarrollaban las actividades en conventos y monasterios, considerando desde luego que en todo caso la liturgia de las horas es para todos los fieles.

Actualmente, la estructura de la liturgia de las horas es la siguiente, aunque se conservan las oraciones de tercia, sexta y nona.

- Laudes, al amanecer, para ofrecer el día al Señor reflexionando especialmente en su resurrección. Hay himno, salmo, un cántico del antiguo testamento, otro salmo, una lectura bíblica, el Benedictus, oración de intercesión, Padrenuestro y oración final. Tanto en completas como vísperas se sigue un esquema similar.

- Vísperas, en la tarde, para agradecer el día reflexionando en la pasión del Señor. Se hace en forma similar a laudes.

- Completas, antes de acostarse, para autoexaminarse.




Nota: Para visualizarlo ir a "Notas de Tópico"

PARA ENTERARSE DE NOVEDADES

Bienvenido a la Comunidad Latina de Usuarios de e-Sword. Suscríbete para participar en nuestro foro y recibir asesoria técnica o pulsa en el botón "Me gusta" para recibir novedades de este blog en tu facebook.