domingo, 17 de febrero de 2008

Biblia en Lenguaje Sencillo (BLS) ahora llamada "Traducción al Lenguaje Actual"


Las Sociedades Bíblicas Unidas se han dado cuenta, en las postrimerías del siglo XX y al inicio del siglo XXI, que si bien la distribución de las Escrituras ha ido en aumento, su lectura ha ido declinando. Para parafrasear al eminente educador cristiano, James Smart, "hay un profundo silencio de las Escrituras en la iglesia y en los hogares cristianos".

Es urgente que la Palabra de Dios compita con los medios de comunicación masiva para que, por un lado, "capture" la atención del hombre y la mujer postmoderna y, por otro, "impacte" y "transforme" sus vidas.Esto nos obliga a cambiar nuestras perspectivas misioneras de manera integral.

Sobre todo, necesitamos librarnos de la idea de que la mejor forma de gozar y de beneficiarse de la literatura es fijando los ojos en la palabra escrita, y desde ella pasar el conocimiento al cerebro. Las cifras mundiales sobre alfabetización y lectura, desmienten lo anterior. El número de lectores de literatura cada vez se reduce más y más. El "lector" de hoy no lee solo con la vista; acompaña su lectura con el uso de la boca y el oído, para asegurar la recepción segura del mensaje.

Nuestras traducciones necesitan reenfocarse de tal manera que nuestros textos escritos estén orientados a la audición. Nuestro propósito es imprimir el texto bíblico para que sea leído en voz alta y para que sea escuchado. De este modo, alcanzaremos tanto al público lector como al que cada día más depende del oído.

La nueva traducción en lenguaje sencillo (BLS) viene a responder a ese propósito. La razón primordial es que nuestra primera audiencia es la infantil. Nuestros niños reciben el mayor porcentaje de sus conocimientos a través del oído. Su nivel de comprensión de lectura (¡y no sólo la de ellos!) no los capacita para leer en voz alta un texto sólo orientado para ser leído con la vista. El lector infantil, por lo general hace caso omiso a los signos de puntuación, se "pierde" frente a oraciones complejas y demasiado extensas, no es capaz de retener en la memoria tantos elementos gramaticales antes de terminar de leer o escuchar una oración. Por ello, prefiere párrafos cortos, oraciones sencillas, estilo natural, ritmo y cadencia en la lectura, repetición de sonidos y conceptos, verbos concretos en lugar de sustantivos abstractos que indiquen acción, uso correcto de la elipsis, es decir, que los pronombres usados dirijan al oyente al sustantivo correcto, que la información conocida anteceda a la desconocida, que los eventos aparezcan en orden cronológico, que lo leído suene bonito al oído, que la página impresa presente de manera balanceada los espacios escritos y los que quedan en blanco, que la poesía se mire y escuche como poesía, y la prosa como prosa.


Esta Biblia es conocida ahora como la "Traducción al Lenguaje Actual"


PARA ENTERARSE DE NOVEDADES

Bienvenido a la Comunidad Latina de Usuarios de e-Sword. Suscríbete para participar en nuestro foro y recibir asesoria técnica o pulsa en el botón "Me gusta" para recibir novedades de este blog en tu facebook.