sábado, 15 de noviembre de 2008

Vocabulario de Teología Bíblica - Léon-Dufour, Xavier


Obra ya clásica, de calidad probada, repetidamente revisada, se propone hacer accesible el sentido teológico contenido en cada artículo, a base de recorrer su explicitación a lo largo de los textos del Antiguo y del Nuevo Testamento, considerando sus distintas etapas, enfoques y problemas, para acabar dando unas indicaciones útiles para la vida de fe del creyente y para la labor catequética o pastoral.

Una obra de tal envergadura requería la colaboración de todo un equipo. Los autores consintieron en trabajar en común, con lo que se logró una unidad de puntos de vista y de enfoque, sin eliminar, no obstante, el cuño personal de cada autor.

Esta obra se concibió en una perspectiva de teología bíblica. Su título justifica la elección de las palabras tomadas como lemas de los artículos, así como la manera como han sido tratados éstos. Se ha descartado todo lo que pudiera dar a la obra un tenor de enciclopedia, de modo que, con el terreno despejado, se da toda la preeminencia a los temas mayores de la Revelación en conexión con los datos de la historia de las religiones y con una indicación de su prolongación litúrgica o doctrinal; el empeño de esta obra estriba en guiar al lector en el enmarañamiento de las ideas que emergen de los textos, abriéndole horizontes y caminos.

La estructura mental y religiosa que domina todo el contenido inteligible de la Biblia llega hasta a modelarle una común expresión verbal. Cierto que las palabras varían con el transcurso del tiempo, lo mismo en el lenguaje de la Biblia como en el de los hombres; pero la marca de la inspiración es tal que afecta, aun más allá de las ideas, a las palabras mismas que las expresan. Se ha podido reconocer una lengua común en que se expresa la Revelación y que para nosotros tiene una estrecha dependencia de la lengua de los Setenta, la versión griega de la Biblia que también traduce, adaptándolo, el texto hebraico del Antiguo Testamento. Tal continuidad implica, por lo menos para las acepciones propiamente teológicas, un verdadero lenguaje técnico. Este hecho por sí solo justifica la forma de vocabulario dada a los esbozos de teología bíblica que configuran la presente obra. No se trata sin embargo de pura semántica, sino de un lenguaje expresivo, tejido de imágenes y de símbolos, lo que nos plantea la cuestión del valor que este lenguaje pueda seguir teniendo en un universo mental como el contemporáneo:

- ¿Se puede anunciar en nuestros días el misterio del cielo con las mismas imágenes utilizadas
en la Biblia, las del paraíso y las esferas celestes superpuestas, las del banquete de bodas?
- ¿Se puede hablar de la «ira» de Dios?
- ¿Qué significa que Jesús subiera al cielo y esté sentado a la derecha de Dios?

La permanente actualidad de preguntas como éstas justifica que una obra como el Vocabulario de Teología Bíblica - cuyos orígenes se remontan en realidad a la redacción de un Missel redactado por el autor en 1945 - haya tenido una aceptación tan unánime y extendida en sus sucesivas revisiones y ampliaciones desde 1965 hasta la presente decimoctava edición.




PARA ENTERARSE DE NOVEDADES

Bienvenido a la Comunidad Latina de Usuarios de e-Sword. Suscríbete para participar en nuestro foro y recibir asesoria técnica o pulsa en el botón "Me gusta" para recibir novedades de este blog en tu facebook.