sábado, 14 de febrero de 2009

Versión Moderna 1929 - Henry B. Pratt


SANTA BIBLIA
VERSIÓN MODERNA

TRADUCIDA DE LAS LENGUAS ORIGINALES, Y COTEJADA DILIGENTEMENTE CON MUCHAS Y DIVERSAS TRADUCCIONES

Traducción de Henry Barrington Pratt
(1ª edición 1893, revisada en 1929)

«El mejor esfuerzo que vio el siglo XIX fue la traducción de toda la Biblia llevada a cabo por H. B. Pratt, que fue finalizada en 1893. Lamentablemente, no ha sido apreciada en toda su valía. Fue revisada en 1923, y vio sucesivas reediciones, la última de ellas en 1991. Es la conocida comúnmente como Versión Moderna (V.M.)» (1)

«Juan Pratt, honorable misionero presbiteriano, publicó en 1893 una versión de las Escrituras que él mismo cotejó con diversas traducciones entre las que incluyó a las de Casiodoro de Reina, Scío de San Miguel, Torres Amat y de Valera. La tradujo de los idiomas originales y le puso por nombre “Versión Moderna.” No obstante que algunos pasajes del Antiguo Testamento quedan mejor traducidos en esta versión, la obra adolece de muchos defectos, mayores quizá que los de cualquiera obra semejante y por ello mismo no ha tenido mucha aceptación entre el pueblo evangélico. La publicación de la Versión Moderna representa la piedad evangélica y celo cristiano del misionero Juan Pratt y la cooperación decidida de la Sociedad Bíblica Americana en la obra del extendimiento del Evangelio. Fue esta Sociedad Bíblica quien publicó esta obra.»(2)

«La Versión moderna. Elogiada por algunos que la consideran muy fiel a los idiomas originales (de los que fue traducida), su castellano puede calificarse de «duro», por carecer de fluidez.»(3)

«Otra de las traducciones que han alcanzado considerable circulación en Hispanoamérica es la llamada Versión Moderna, que preparó el Rvdo. H.B.Pratt. Fue publicada por primera vez en 1893 y una vez corregida y mejorada, volvió a imprimirse en 1929.» (4)

«En 1893, aparece publicada la Versión Moderna del Dr. Henry B. Pratt, cuya difusión estuvo a cargo de la Sociedad Bíblica Americana, evangélica. Esta versión estaba basada en los textos originales en hebreo, arameo y griego, y había tenido en cuenta las versiones de Reina, Scío de San Miguel y Torres Amat.»(5)

«En 1893 la Sociedad Bíblica Americana, evangélica, publicó y difundió por la vez la Versión Moderna del Dr. Henry B. Pratt, un norteamericano enamorado de las letras españolas y profundo creyente en la necesidad de difundir las Escrituras en los países que hablan este idioma. Basó su trabajo en los textos originales 1200 -hebreo, arameo y griego-, y cotejó cuidadosamente su traducción con las versiones de Reina, Scío de San Miguel y Torres Amat. Asimismo la comparó con la inglesa denominada King James o del rey Jacobo (KJV), conocida también como Versión Autorizada. Los entendidos no trepidan en señalar las virtudes de esta traducción, que por alguna razón no pudo desplazar el amor que evangélicos y protestantes de lengua española le profesan a la RVR. En 1929 se dejó de imprimir, y en la actualidad es muy difícil de encontrarla.» (6)

«Fue en el año 1893, “en que apareció la primera traducción de la Biblia de fuente protestante: La Versión Moderna. En sus fases iniciales fue trabajo de un individuo: H.B. Pratt. El tiene la distinción de ser el que inició la obra protestante en Colombia en 1856. En fecha posterior se trasladó a México en donde realizó su obra de traducción. Una conferencia misionera se llevó a cabo en México en 1888. En ella se nombró una comisión para colaborar con Pratt. El resultado de su labor se publicó en 1893 por la Sociedad Bíblica Americana. La edición original se caracterizaba por sus anglicanismos y faltas de elegancia en el lenguaje, problema que fue rectificado en parte por una revisión hecha en 1929. Esta es la primera traducción castellana que pudo aprovecharse de los descubrimientos, a mediados del siglo XIX, de los manuscritos bíblicos más antiguos. Straubinger dice que “merece ser mencionada por la fidelidad con que traduce los originales hebreo y griego”. Otro comenta que la traducción del Antiguo Testamento es mejor que la del Nuevo.» (7)


En 1893 la Sociedad Bíblica Americana, evangélica, publicó y difundió por la vez la Versión Moderna del Dr. Henry B. Pratt, un norteamericano enamorado de las letras españolas y profundo creyente en la necesidad de difundir las Escrituras en los países que hablan este idioma. Basó su trabajo en los textos originales 1200 -hebreo, arameo y griego-, y cotejó cuidadosamente su traducción con las versiones de Reina, Scío de San Miguel y Torres Amat. Asimismo la comparó con la inglesa denominada King James o del rey Jacobo (KJV), conocida también como Versión Autorizada. Los entendidos no trepidan en señalar las virtudes de esta traducción, que por alguna razón no pudo desplazar el amor que evangélicos y protestantes de lengua española le profesan a la RVR. En 1929 se dejó de imprimir, y en la actualidad es muy difícil de encontrarla.

La edición original se caracterizaba por sus anglicanismos y faltas de elegancia en el lenguaje, problema que fue rectificado en parte por una revisión hecha en 1929. Esta es la primera traducción castellana que pudo aprovecharse de los descubrimientos, a mediados del siglo XIX, de los manuscritos bíblicos más antiguos. Straubinger dice que “merece ser mencionada por la fidelidad con que traduce los originales hebreo y griego”. Otro comenta que la traducción del Antiguo Testamento es mejor que la del Nuevo.



PARA ENTERARSE DE NOVEDADES

Bienvenido a la Comunidad Latina de Usuarios de e-Sword. Suscríbete para participar en nuestro foro y recibir asesoria técnica o pulsa en el botón "Me gusta" para recibir novedades de este blog en tu facebook.